Disfrutar de tu piscina en invierno ¡Es posible!

Uno de los mayores placeres de la vida es poder darse un buen bañito en la piscina cuando hace calor. Hacerse unos cuantos largos, tomar el sol relajadamente mientras descansamos sobre una colchoneta en el agua o contemplar a los más pequeños de la familia pasarlo en grande entre chapuzones y risas…es sencillamente un lujo al alcance de cualquiera. Si, además, podemos hacer todas estas cosas en la piscina de nuestra propia terraza o jardíndecorado siguiendo los consejos que te hemos dado en alguna ocasión, la experiencia ya no tiene precio.

Pero, un momento, ahora es invierno. Tú y los tuyos os bañaríais con gusto, pero la temperatura ya no es la que era hace tan sólo unos meses, el viento helado sopla con fuerza animándote a que te quedes en casita y tu piscina está muerta de aburrimiento, cubierta por una lona que acumula ya en su superficie unas cuantas hojas secas y marchitas.

Afortunadamente, existen soluciones para esta situación. El verano es demasiado corto y tu piscina merece ser disfrutada más tiempo. Por eso hoy queremos hablarte de las cubiertas altas, un complemento para  tu piscina que, además de prolongar su vida útil a lo largo del año, la convierte una extensión de la casa. Al transformar tu piscina en una estancia cubierta, consigues aumentar la temperatura del agua hasta en 8 grados, además de protegerla del viento y otras inclemencias meteorológicas.

Existen diferentes tipos de cubiertas altas, y cada una se adaptará mejor a según qué casas. Por eso vamos a ver en detalle varios modelos para que decidas cuál es la mejor opción para ti.

En primer lugar, tenemos la cubierta alta SunAbris. Está realizada en madera laminada de pino del norte, cuya resistencia y maleabilidad permiten realizar diseños exclusivos para  piscinas particulares, integrándose a la perfección en el entorno, por lo que es ideal para casas ubicadas cerca de la montaña o el bosque. ¿Es tu caso? Entonces no te pierdas nuestros consejos para decorar tu hogar si vives en plena naturaleza. La que ves en las fotos es una cubierta personalizada de este estilo realizada para la casa rural Gite la Boubée, de Saint Marie, en Gers (Francia).

cubierta-sun-abris-madera

cubierta-sun-abris-abrisudiberica-madera

También encontramos el modelo Emona, una cubierta angular alta independiente. Se trata de una estructura telescópica que permite cubrir y descubrir rápidamente la piscina sin ningún esfuerzo, así que puedes adaptarla a cualquier estación del año y situación climatológica. Es el diseño ideal para convertir la piscina de tu jardín en una estancia más de tu hogar.

emona-alta-angular-independiente

emona-alta-angular-independiente-abrisud

A continuación puedes ver una cubierta alta angular realizada con murales, al estilo porche. En este caso son los paneles móviles los que nos permiten adaptar nuestra cubierta a cualquier momento del año, ya que podemos moverlos fácilmente de un lado a otro mediante un riel, y con sus numerosas aberturas disfrutaremos de la brisa primaveral. Además, gracias a este diseño podemos acceder directamente a la piscina ahorrándonos los pasillos.

cubierta-alta-angular-mural-abrisud

cubierta-alta-angular-mural-porche

Por último, otra opción muy interesante es la cubierta alta fija con paneles elevables. Es también un modelo ideal si tu piscina se encuentra muy cerca de la casa y estás pensando en acceder directamente desde el interior. Sus módulos pueden colocarse en un momento dado en cualquiera de los extremos de la piscina, justo al final o pegados a la casa, para que administres tu espacio como quieras. Si, además, vives en una zona nevada, su gran resistencia hará que te despreocupes si se acumula nieve en su superficie.

cubierta-alta-angular-mural

cubierta-alta-fija-con-paneles

 

¿Ya has decidido qué diseño de cubierta se adapta mejor a la piscina de tu jardín? ¡Ahora ya no tienes excusa para no disfrutar de tu piscina durante todo el año!

Share this post