Pasos para aplicar los tonos blancos en la decoración de interiores

Cómo decorar con el color blanco tu casa

Seguro que, para muchos, el blanco es sinónimo de pureza. No es de extrañar, pues es un color que se asocia con eso, entre otras cosas. Un color que llama a la luz y que es realmente recomendable para decorar interiores. Te damos alguna serie de motivos para decorar con el color blanco tu casa e ideas para decorar con estilo ¡no te lo pierdas!

¿Por qué usar el color blanco en tu decoración?

El color blanco representa, en realidad, la ausencia de color en la psicología del color. No obstante, en la decoración y en la moda se emplea como un color más. Un color que combina con cualquier otro tono, todo sea dicho. Un color recurrente que hace que las estancias sean muy interesantes. Te acercamos una serie de motivos que terminarán por convencerte de usar el color blanco en tu decoración.

1. Da más luminosidad a los espacios

Sí, el color blanco permite que la luz pueda fluir con naturalidad. La luz natural se refleja e irradia en todas las estancias. Por tanto, podemos entender que el blanco es ideal para los espacios más pequeños o las casas más oscuras, aportará un toque de luz e iluminación que con colores más oscuros no se consigue.

2. Es un color atemporal

Hay colores que están de moda. Es más, todos los años, son muchas las tonalidades nuevas que solemos ver en las revistas de decoración. Las tendencias cambian, y con ellas también los colores del interior de nuestras casas. Con el blanco eso no sucede. Es un color completamente atemporal. El blanco siempre será tendencia. Una cocina blanca, por ejemplo, es una cocina que será igual de bonita ahora que dentro de 20 años; y es que el blanco envejece bien. Además, no es un color potente del que cansarse.

3. Se puede combinar con cualquier otro color

Otro de los grandes motivos para usar el blanco en la decoración interior, es que combina con cualquier otro color. No importa cuál se te ocurra, quedan bien. Además, al ser neutro, no proporcionará fuerza alguna, dejando así al resto de colores que lleven la voz cantante. Puedes repasar las claves para aplicar el color azul a la decoración de tu hogar y ver cómo puedes combinar estos tonos con blanco.

Cómo usar el color azul en la decoración

Photographee.eu || Shutterstock

Son muchas las combinaciones interesantes que se pueden hacer con blanco. Por ejemplo, un salón mediterráneo o una decoración navy se nutrirá de este blanco y de detalles en azul.  Es más, el blanco podría quedar muy pero que muy bien con colores “difíciles” como el negro o el rojo.

4. Da sensación de limpieza

Hay colores que son más limpios que otros. No es que el blanco no se ensucie, quizá todo lo contrario. No obstante, cuando tenemos un mobiliario blanco, da la sensación de que es mucho más pulcro. Es un color que asociamos automáticamente son salud. Por tanto, son colores que van muy bien en zonas como el baño o la cocina, en la que la limpieza es clave del día a día.

5. Es el perfecto compañero de la decoración con madera

La madera, tan cálida y acogedora, no se verá tan bien como se ve con el blanco. El poder del blanco hace que los muebles de madera resalten aún más y puedes verlo en la decoración nórdica o o escandinava. Quizá por este motivo es el color más usado en las casas nórdicas. La decoración nórdica utiliza mucha madera, pero también colores claros para sus paredes y textiles. En esto también tiene que ver la falta de luz en sus viviendas, pero no podemos negar que la madera queda francamente bien con una pared blanca de fondo.

6. Las paredes blancas son más fáciles de pintar

Por último, una cuestión de funcionalidad. Si colocas un color, tendrás que dar muchas capas de pintura para que finalmente quede el que quieres. El blanco cubre más, y necesita menos capas (a no ser que tengas un negro bajo). Además, generalmente es mucho más barato pintar una casa de blanco que llenarla de colores.

Share this post