Ordenar mesa de trabajo

Cómo organizar tu despacho en casa y tener un lugar de trabajo perfecto

Trabajar en casa puede ser muy gratificante. No hay que desplazarse fuera de nuestros dominios para llegar a la oficina, puedes hacer los descansos que quieras y el café te sale mucho más barato. No obstante, para trabajar en casa es necesario tener una zona habilitada para ello. Una zona apartada que no relacionemos con el resto de la casa. Además, también debe ser un lugar con orden, luz, organización y positivismo. Sí, al parecer no se trata únicamente de colocar una mesa y una silla de oficina. El despacho en casa hay que perfilarlo un poco mejor. Así, te enseñamos algunas ideas para decorar y cómo organizar tu despacho en casa y tener un lugar de trabajo perfecto.

Pasos para ordenar tu oficina en casa

Una de las cosas más importantes para tener un despacho impecable e inspirador, es tenerlo ordenador. Pero no, en ese orden no sólo juegan factores como el almacenaje. El orden es una cuestión de muchos más agentes, como la iluminación o incluso la comodidad con la que trabajamos.

1. Organización y almacenaje

Es un punto clave. En un espacio de trabajo, es completamente vital tener un buen espacio de almacenaje. Puedes usar cajoneras en el propio escritorio, o bien comprar muebles auxiliares tipo archivadores. Además para organizar tu despacho en casa y tener la mesa despejada, también convendría usar carpetas, cajas o bandejas. Trabajar en una mesa despejada siempre es mucho más productivo.

2. Cuestión de iluminación

La iluminación, como avanzábamos, también es importante. Por el día la luz natural debe entrar bien en la estancia. Evita colocar tu espacio de trabajo delante de una ventana, pero ten cuidado, es un estimulo que puede distraerte. Mejor tenerla cerca pero no delante. Además, la luz artificial también es importante. Las lámparas están bien para iluminar la estancia, pero en las horas de menos luz o en los días nublados, quizá sea mejor colocar un flexo que dirija la luz a la zona de trabajo.

3. Comodidad, ante todo

Si quieres integrar tu escritorio en el salón puedes apostar igualmente por la comodidad. Si no estamos cómodos trabajaremos menos. Está comprobado que estar incómodo nos hace menos eficientes laboralmente hablando. Así pues, uno de los elementos para tener en cuenta es una buena silla, de esas de oficina. Una silla que nos permita tener una buena postura frente a la mesa y el ordenador.

Cómo organizar una zona de trabajo

blackzheep || Shutterstock

4. Calendarios para organizar tu semana

El orden no sólo debe reinar en tu mesa y en el entorno, también en el trabajo. Para ello, sería interesante hacernos con una agenda, o mejor, con un gran calendario o un organizador semanal. Colócalo en la pared para verlo todos los días y tener presente las tareas que debes hacer antes de su entrega.

En este punto, también puedes usar una superficie de corcho para ir colgando todos los pedidos, ordenados por fecha de entrega.

5. Panel de inspiración

No todos los días estamos igual de inspirados. Aunque parezca una tontería, tener un panel de inspiración puede ser muy productivo en tu trabajo. El panel de inspiración es un retablo en la pared, como un corcho puede funcionar en el que puedes colocar desde frases positivas, recortes de prensa, fotos e imágenes llenas de color, objetos y otras variantes que puedan encender, en un momento dado, la chispa de tu imaginación.

6. Los detalles marcan la diferencia

Por último, si quieres ordenar tu oficina en casa, y si hablamos de un aspecto puramente decorativo tener un estudio ordenado está bien, pero también nos gusta que sea agradable a la vista, quizá puedes incluir algún elemento diferente. Puede colocar algún marco de fotos con una imagen familiar, un jarrón con flores, un muñeco divertido, una planta verde que de alegría o incluso una de esas bolas antiestrés que tanto nos gusta apretar cuando estamos de los nervios.

Share this post