Por qué cambiar bañera por ducha

Por qué cambiar bañera por ducha es una buena idea para tu baño

Las duchas están de moda. Si te has fijado, cada vez más cuartos de baño hacen gala de un práctico y estético plato de ducha en lugar de la tradicional bañera. ¿Te has preguntado por qué?

Como es natural, todo en la decoración del hogar está sujeto a tendencias que van cambiando con el paso del tiempo. Pero en el caso de las bañeras y las duchas, se impone también el aspecto práctico de su uso.

En este artículo vamos a mostrarte por qué cambiar bañera por ducha es una buena idea para tu baño. Cuando lo tengas claro, será tan sencillo como entrar en Conducha.es y ponerte en manos de profesionales que te le den a tu baño el toque práctico y moderno que necesita.

Razones para cambiar tu bañera por una ducha

En primer lugar, el uso de la bañera tenía sentido hace décadas, en un mundo en el que el ritmo de vida era más lento y la gente tenía tiempo de darse largos y relajantes baños sumergidos en el agua. Además, la concienciación sobre la necesidad de hacer un uso adecuado del H2O era menor o, directamente, no existía.

Actualmente, ¿quién tiene tiempo de bañarse relajadamente? ¿Y la cantidad de agua que hay que utilizar para llenar una bañera y que en un rato se va por el desagüe cuando terminamos? Es tanto una cuestión de ecología como de ahorro económico. Si queremos bañarnos como antaño, sale más a cuenta pagar una sesión puntual en nuestro spa más cercano.

Luego está la cuestión del espacio. Fíjate en lo que ocupa tu bañera y en el sitio que ganarías si la cambiaras por una ducha. Para tener en tu cuarto de baño una bañera que siempre utilizarás como si de un plato de ducha se tratase parece que la opción más sensata está clara, ¿no te parece?

Piensa en todo lo que podrás colocar en el espacio que antes ocupaba tu aparatosa bañera: un precioso toallero, un pequeño mueble donde guardar utensilios para el baño, un taburete donde sentarte para secarte los pies al salir de la ducha… Tu imaginación marca el límite. Observa tu cuarto de baño y decide qué posibilidades tienes a tu alcance para decorarlo con lo que más te guste.

Además, visualmente toda la estancia parecerá mucho mayor que antes.

Y por último, llegamos a la importante cuestión de la accesibilidad y la seguridad. Si eres una persona mayor, lo serás en unos pocos años o tienes a alguien mayor a tu cuidado, debes pensar en tu seguridad y comodidad y en las de los tuyos. Un plato de ducha es mucho más accesible que una bañera, y más seguro para personas con movilidad reducida. Incluso puede colocarse un taburete en su interior donde sentarse y así ducharse de forma más segura y cómoda.

A quién acudir para cambiar tu bañera por una ducha

Ahora que tienes claro que te conviene cambiar tu vieja bañera por una ducha, lo fundamental es que contactes con una empresa de confianza y con experiencia. La que te comentábamos al principio es una opción muy interesante.

En definitiva, se trata de contar con profesionales que estudien el caso particular de tu cuarto de baño y te ofrezcan un amplio abanico de posibilidades entre las que escoger aquella que mejor encaja en tus gustos y la estética de tu hogar, sin olvidar las necesidades de accesibilidad que necesitas en casa.

Ha llegado el momento de dejar paso a un magnífico plato de ducha que te ayude a ganar en comodidad, ahorro de agua y funcionalidad. Ahora ya sabes las razones.

Share this post

No comments

Add yours