Por qué reformar tu casa en verano

5 razones para reformar tu casa en verano

Muchas familias aprovechan las vacaciones de verano para hacer reformas en su hogar o para llevar a cabo las reparaciones que no han hecho a lo largo del año, ya sea en su residencia habitual o en su residencia de verano. El primer paso es pedir un presupuesto a una empresa de reformas especializada, como www.bdbnpresupuestos.com; luego te irás de vacaciones y a tu regreso tendrás tu casa reformada y lista para disfrutarla. Si todavía estás dudando, vamos a descubrir 5 razones para reformar tu casa en verano:

1. Es el mejor momento para salir de casa

Cuando una reforma integral nos obliga a salir unos días de casa, las vacaciones de verano son el mejor momento para ello. Si tienes una segunda residencia puedes instalarte allí, y si está cerca de la ciudad no te costará nada acercarte a casa para comprobar la evolución de las obras. También te será más fácil dejar a los niños con los abuelos o con sus primos; si no la tienes, hay muchos más planes que en invierno para pasar el día fuera de casa: la playa o la piscina, ir al río, irnos de picnic a la montaña…

2. Hay más disponibilidad

Las empresas de reparaciones y reformas notan un bajón de la actividad coincidiendo con las vacaciones de la mayoría de la gente, de forma que tienen más disponibilidad. Aprovecha para empezar antes la reforma y tenerla lista más rápido. Si lo dejas para septiembre es fácil que tengas que esperar bastante tiempo para que empiece la obra. Una de las cosas que deberíais acordar al pedir presupuestos para reformas es la fecha de inicio y de fin, además de la disponibilidad de la empresa.

3. No hay humedad

Dos de los grandes enemigos de muchos materiales de construcción son la humedad y la lluvia, que se dan mucho más en invierno que en verano. De hecho, el mal tiempo puede hacer que las obras se retrasen. Otro aspecto a tener en cuenta es la pintura. Se secará antes en verano, pero no solo eso sino que tendrá mejor aspecto. También es un buen momento para reparar las humedades. Si no lo haces ahora, con la llegada del frío y las lluvias volverán a aparecer.

4. Preparas la casa para el invierno

Hacer una reforma en verano también significa que tendrás la casa preparada para el invierno, en especial si vives en un sitio donde la estación más fría del año es dura. Por ejemplo, de cara a las típicas lluvias de otoño podemos limpiar bien los desagües y canalones, o para instalar la calefacción ahora que no la necesitas. También puedes hacer obras relacionadas con el aislamiento térmico.

5. Los días son más largos

Muchas empresas de reformas aprovechan que los días de verano son más largos para aprovechar mejor la luz natural y alargar la jornada. Cierto que en las horas centrales del día es algo más pesado, pero todas las horas que ganes son tiempo de obras que te ahorras. Además, si no te has podido ir de vacaciones durante la reforma siempre da menos pereza ponerse a limpiar cuando aún hay luz diurna que cuando ya es noche cerrada.

Ahora que has descubierto las ventajas que tiene hacer la reforma de casa en verano, no lo dudes y pide presupuesto para ello. Si te esperas al invierno es posible que la obra sea mayor y tarde más tiempo en estar lista, y eso es lo último que queremos. Aprovecha los meses de vacaciones para hacer la reforma y quitártela de encima, o será una preocupación más que añadir a la ya dura de por sí vuelta de vacaciones, el momento del año que menos gusta a la mayoría de la gente.

Share this post

No comments

Add yours