Da un toque cálido a tu salón

Trucos para dar calidez a tu salón

A la hora de decorar el salón de tu casa seguro que buscas darle ese toque cálido, que te permita disfrutar de la comodidad y el cariño del hogar en todo tipo de momentos, desde cuando llegas de trabajar al límite de tus fuerzas hasta los momentos que disfrutas con tu familia y amigos. Esta es una de las cosas que tendremos en cuenta a la hora de decorar nuestro salón, así que vamos a ver una serie de pautas que nos ayudarán a dar más calidez al salón de casa para disfrutar al máximo de los ratos que pasemos allí.

Sofá, el protagonista absoluto

Sin lugar a dudas, será la gran estrella del salón, ese lugar en el que pasaréis horas viendo la tele, leyendo o conversando. Un buen sofá debe ser cómodo, y para que la experiencia sea completa una excelente elección son las rinconeras de diseño a medida, que te permitirán ocupar el espacio justo y necesario del salón. A la hora de elegir el sofá tendremos que guiarnos por nuestros criterios y por la imagen que queramos dar del salón, ya que ésta debería ser la primera pieza que elijamos de nuestro salón.

Además de las rinconeras, puedes encontrar un chaiselongue a medida en Sidivani. Busca un sofá cómodo y mullido, con los cojines necesarios pero sin ser excesivamente recargado, lo que nos dará esa sensación acogedora que tanto buscamos en el salón en general y en nuestro salón en particular. Una opción siempre interesante son los sofás de colores cálidos o suaves. Asegúrate de elegir un color que se pueda combinar fácilmente con otros elementos de tu salón, como la alfombra, las cortinas… o el color de las paredes.

¿De qué color pinto la pared?

Junto al sofá, el color para decorar las paredes será la gran referencia en tu salón así que tendrás que acertar con el color elegido. El blanco es un clásico que nunca defrauda, pero si quieres añadir un poco más de calidez a tu salón puedes optar por los diferentes tonos de naranja, amarillo o rojo, tonos no muy brillantes para evitar la sensación de agobio. Una opción totalmente diferente es empapelar las paredes, una opción que le dará un toque más vintage a la estancia pero que también nos ofrece un excelente resultado.

El uso de la luz

La luminosidad es otro de los aspectos a tener en cuenta. En primer lugar, tienes que fijarte en dónde colocar las fuentes de luz ya que en ocasiones una sola luz central es insuficiente, y si eliges varios focos tienen que estar bien distribuidos. Una mala elección de luces hará que el salón quede frío y poco acogedor, algo muy desagradable en las frías noches de invierno. Puedes colocar diferentes lámparas y encender solo las que necesites según el momento.

El toque final de la alfombra

Ya la hemos mencionado, pero vamos a detenernos en las alfombras. Una alfombra de fibras es un imprescindible en cualquier salón, los tonos marrones y ocres aportan esa calidez que tanto buscas, en especial en los meses más fríos del año, siendo menor su influencia en verano. Lo que debes buscar al elegir alfombra -más allá de que combine con el sofá y el resto de la decoración del salón- es que se trate de una alfombra con unos tejidos suaves y agradables, que disfrutes de su contacto con tus pies.

Por último, intenta darle un toque natural con el uso de maderas para muebles, como librerías o una mesa, empleando además colores pardos o verdes e incluso utilizando plantas de interior. De esta forma conseguirás un salón muy acogedor, en el que podrás disfrutar de una calidez que agradecerás en todo momento.

Share this post

No comments

Add yours